Seis bases para la construcción de resiliencia comunitaria (Sexta parte). Base #5 Sostenibilidad.

La resiliencia de la comunidad no es sostenible si sólo sirve a nosotros, y sólo ahora; Necesita trabajar para otras comunidades, generaciones futuras y los ecosistemas de los cuales todos dependemos.

Qué significa

Como vimos anteriormente la sostenibilidad y la resiliencia son conceptos distintos que se complementan entre sí. La resiliencia nos ayuda a entender las bases de cómo funcionan los sistemas socio-ecológicos y cómo pueden adaptarse (o no adaptarse) a los cambios con el tiempo. La sostenibilidad nos ayuda a entender en un sentido más general nuestra relación extremadamente compleja con el mundo natural, y las consecuencias de que esa relación sea incorrecta. Donde la resiliencia está orientada al proceso y, de alguna manera, neutra respecto al valor, la sostenibilidad nos obliga a confrontar preguntas profundas y futuros potenciales incómodos.

La sostenibilidad es una luz guía para la construcción de la resiliencia, donde puede existir el peligro de ser inundado por factores y dinámicas interminables del sistema. Sus herramientas nos ayudan a dar sentido al torrente de información que el pensamiento sistémico nos obliga a explorar. La perspectiva que obtenemos de ella informa las metas a largo plazo de la construcción de la resiliencia. Pero también debemos tener cuidado en nuestra búsqueda de la sostenibilidad, que no confundamos lo que queremos con lo que realmente es posible.

Por qué es importante

Herramientas
La sostenibilidad comienza con las obvias pero a menudo ignoradas observaciones de que las acciones de la humanidad
están limitados por la capacidad de carga de nuestra finita biosfera planetaria, y que estamos ya corriendo en conflicto con este límite. En general, se trata de explorar cómo nuestras acciones Impactan la biosfera, cómo la biosfera a su vez nos afecta, y cómo nuestras acciones necesitan cambiar en el largo plazo. Los esfuerzos de fortalecimiento de la resiliencia de la comunidad encontrarán una guía útil para con las simultáneas crisis en ciertas observaciones y herramientas analíticas que se han desarrollado en el estudio para la sostenibilidad:

  • Límites al crecimiento. Como señala Richard Heinberg, del Instituto Post Carbon, “en 1972 el ahora clásico libro Limits to Growth exploró las consecuencias del crecimiento exponencial en población, industrialización, contaminación, alimentación, producción y agotamiento de los recursos, para los ecosistemas de la Tierra. La premisa subyacente del libro esirrefutable: en algún momento, el consumo superará los límites reales de un planeta con una naturaleza natural finita. El concepto de “huella ecológica” relacionado nos muestra cómo la humanidad utiliza los recursos de la Tierra más rápido de lo que puede regenerarlos, y nos desafía a pensar si cada uno puede y obtendrá una parte justa. Las comunidades en sus esfuerzos para el fortalecimiento de la resiliencia comunitaria pueden preguntarse: ¿asumimos que el crecimiento económico seguirá? ¿Cómo será nuestro futuro si los recursos naturales de los que dependemos se vuelven más escasos o más caros?
  • Capital y servicios. Los recursos ambientales y humanos se consideran a menudo como formas de capital -es decir, el capital natural y el capital social. El pensamiento de sostenibilidad puede ayudarnos a pensar cómo estos y otros recursos pueden ser valorados uno contra el otro y si es posible (o ético) hacerlo. Esto tiene implicaciones prácticas para las comunidades. Por ejemplo, si cortamos un bosque cercano para que nuestra comunidad en expansión tenga más espacio para hogares y comercios, y compensamos la pérdida construyendo los parques en otra parte, ¿es esto justificable?.
  • Espacio operativo seguro para la humanidad. En 2009, Johan Rockström y sus colegas propuso un modelo de nueve límites planetarios dentro del cual la humanidad debe permanecen para evitar cambios climáticos catastróficos. Incluyen límites en el cambio climático, la interferencia con los ciclos de nitrógeno y fósforo, la pérdida de biodiversidad y la acidificación de los océanos. Los esfuerzos de resiliencia comunitaria pueden preguntar: ¿Estamos contribuyendo a que la humanidad avance más allá de estos límites? Estamos preparados para un cambio climático catastrófico? ¿Qué podemos hacer para reducir nuestro impacto – y prepararnos para los inevitables cambios localmente?
  • Siete generaciones. La aspiración esencial de la sostenibilidad es que la civilización pueda persistir en este planeta indefinidamente. Esto sugiere dos requisitos para la construcción de resiliencia comunitaria: deben beneficiar tanto al presente como a futuras generaciones y las futuras generaciones deben ser capaces de continuarlas.

Un criterio no negociable
Por supuesto, la sostenibilidad es mucho más que un conjunto de herramientas útiles y una meta teórica a la que debemos aspirar por el bien de las generaciones futuras: nos presenta un criterio no negociable contra el cual todas nuestras acciones, metas y planes deben ser medidos. En pocas palabras, éstas son sostenibles o insostenibles. Pero en lugar de enfrentar la realidad de que muchas de nuestras actividades individuales y sociales -e incluso nuestras bien intencionadas estrategias ambientales- son incompatibles con la verdadera sostenibilidad, hemos re-apropiado el término para referirnos a prácticas que son meramente más ambientalmente sanas que otras.

¿Cómo puede la sostenibilidad, como una forma de pensar sobre el mundo, seguir siendo significativa si no parece conducirnos donde necesitamos or urgentemente? El problema no es el concepto de sostenibilidad per se, sino más bien que hemos perdido colectivamente el coraje de comprometernos con él tan honestamente como sea necesario. Nosotros también usamos la sostenibilidad con facilidad para pensar críticamente sobre el presente, pero sólo con optimismo sobre el futuro. En la década de los noventa, cuando la sostenibilidad se estaba convirtiendo en una palabra familiar, evocaba imágenes impactantes de selvas tropicales desaparecidas y osos polares varados, pero inevitablemente con un indicio de que la tragedia podría revertirse si cada uno de nosotros hiciera nuestra pequeña parte. Dos décadas más tarde, con las selvas tropicales aún ardiendo y los osos polares todavía muertos de hambre, está claro que un enfoque más pragmático y sobrio está atrasado.

Este enfoque de la sostenibilidad reconoce que si no encontramos estrategias para mantener el proyecto humano operando dentro de los límites de la biosfera, ese proyecto finalmente fracasará. Nos desafía a enfrentar un futuro dañado y, lo que es más importante, aprender de nuestros errores para que dejemos de empeorar las cosas. La sostenibilidad pragmática y sobria otorga urgencia y profundidad a los esfuerzos de fortalecimiento de la capacidad de recuperación a nivel comunitario: cada uno de nosotros debe hacer su parte de hecho, y no puede ser pequeño. Hay mucho en juego.

Deja un comentario