Seis bases para la construcción de resiliencia comunitaria (Quinta parte). Base #4 Transformabilidad.

Algunos desafíos son tan grandes que no es posible que la comunidad simplemente se adapte; Cambios fundamentales, transformativos pueden ser necesarios.

Qué significa

Las comunidades generalmente se adaptan a medida que el mundo a su alrededor cambia. Pero si la adaptación también sucede de forma lenta o limitada, los desafíos pueden sobrepasar la capacidad de afrontar y eventualmente amenazar su resiliencia. Cuando una comunidad está fuertemente relacionada a una industria en concreto y la producción de esa industria comienza a moverse, (esto pasa cada vez con más frecuencia en el mundo globalizado en el que vivimos) sucede que estas comunidades son tan dependientes de la industria que la mera adaptación no es una opción: necesitan repensar radicalmente su base económica (y las implicaciones sociales de ese cambio radical) si esperan mantener cualquier capacidad para trazar su futuro. En otras palabras, estas comunidades necesitan cambiar alguna parte de su identidad (conservando al mismo tiempo sus cualidades) y transformarse a un nuevo estado que podría ser resiliente en las nuevas circunstancias.

Por qué es importante

Es difícil obtener nuevos resultados de viejos patrones. Las inversiones realizadas en infraestructura que queda desfasada no son fácilmente abandonadas; Los líderes arraigados se basan en las relaciones existentes y se aferran a supuestos y rejuicios; Las burocracias se solidifican en procedimientos de décadas que todos odian pero nadie parece ser capaz de cambiar.

La capacidad de un sistema para rehacerse a sí misma -transformarse- es un componente clave de su resiliencia (los otros componentes son su capacidad de adaptación general y su capacidad para lidiar con vulnerabilidades específicas de su situación). En algunas situaciones puede ser necesario que el sistema entero se transforme. En la década de 1990, la comunidad austriaca de Güssing se transformó  de ciudad agrícola pobre en un centro industrial de menor importancia rehaciendo completamente su relación con la energía, pasando de importar toda su energía (principalmente de combustibles fósiles) a convertirse en un productor de energía.

En otras situaciones, puede ser simplemente una parte única pero esencial del sistema que debe transformarse para lograr una mayor resiliencia del sistema. Imagine un departamento de policía comunitario con un una cultura arraigada que arresta y daña desproporcionadamente a los jóvenes negros. Este subsistema esencial de la comunidad -la función de aplicación de la ley- está socavando la capacidad de resiliencia, violentando las vidas y los hogares, alimentando el resentimiento hacia las autoridades locales y las posibilidades de agitación social. El departamento de policía necesita una cultura diferente, diferentes políticas, y posiblemente líderes diferentes; Necesita transformarse en algo significativamente diferente
de lo que es actualmente.

Los esfuerzos de fortalecimiento de la capacidad comunitaria pueden ser transformadores al abordar comunidades que necesitan un cambio fundamental y sembrando las semillas de la transformación cuando se necesita un cambio en el futuro. En la ciencia de la resiliencia, la transformabilidad depende de tres atributos:

  1. Llegar a la aceptación. La transformación es una perturbación intencional, por lo que no sucederá a menos que las personas involucradas y afectadas reconozcan la necesidad de ello. La información, la transparencia, el diálogo y los procesos inclusivos son importantes.
  2. Tener opciones para el cambio transformacional. Las nuevas ideas para tratar con nuevas situaciones sólo estarán disponibles si hay espacio para que puedan desarrollarse y probarse. Los esfuerzos de fortalecimiento de la resiliencia podrían tener como objetivo permitir y crear espacios económicos, sociales, e incluso físicos, para la experimentación y la novedad dentro de los gobiernos, negocios y vecindarios, así como buscar innovaciones de los márgenes (que es donde el cambio transformacional a menudo empieza).
  3. Tener capacidad para un cambio transformacional. Como Brian Walker y David Salt describieron, “el cambio transformativo necesita apoyo de escalas más altas y también depende de tener altos niveles de todo tipo de capital -natural, humano, construido, financiero y social”. El apoyo de “escalas más altas” podría significar que el estado central se involucre, que exista una sólida red regional de estaciones de carga para apoyar el nuevo programa de vehículos eléctricos de la ciudad por ejemplo. De los “altos niveles” de capital necesarios, el potencial del capital social es particularmente importante.

Deja un comentario