Seis bases para la construcción de resiliencia comunitaria (Cuarta parte). Base #3 Adaptabilidad.

Una comunidad que se adapta a los cambio es resiliente. Pero porque las comunidades y los desafíos que enfrentamos son dinámicos, la adaptación es un proceso continuo.

“En un tiempo de cambio drástico, son los aprendices quienes heredan el futuro. El aprendido por lo general se encuentra equipado para vivir en un mundo que ya no existe.” Eric Hoffer (Reflections on the Human Condition – Harper & Row, 1973)

Qué significa

Cuando los sistemas complejos son resilientes frente a perturbaciones o trastornos es porque tienen la capacidad de adaptarse a las circunstancias cambiantes, gracias a características del sistema tales como diversidad, modularidad y amplitud de miras. En los sistemas humanos los esfuerzos de construcción de resiliencia buscan (en parte) cultivar dichas características, pero si estos esfuerzos no se adaptan ellos mismos a las circunstancias cambiantes, pueden involuntariamente cultivar la resiliencia de cosas no deseadas. Pobreza, sequía o gobiernos autoritarios pueden ser resilientes por sus propias vías.

Qué es importante

Las cualidades de la resiliencia Hay muchas maneras diferentes de pensar sobre cómo se construye resiliencia y cómo se aporta adaptabilidad. En su influyente libro Resilience Practice, Brian Walker y David Salt listan “atributos” como la diversidad, la modularidad, la apertura y las reservas. El Instituto para la resiliencia de Estocolmo identifica “principios” como manejar la conectividad y ampliar la participación. Aunque algunos de estos términos y enfoques difieren, apuntan esencialmente a las mismas ideas. Para las comunidades, lo que importa es que la resiliencia se entienda como una cualidad para cultivar continuamente tomando los patrones correctos, no una meta que se logre tachando una lista de características. Andrew Zolli (autor de Resilience: Why Things Bounce Back) evoca este enfoque con sus “verbos de resiliencia” – cuatro cosas que están sucediendo todo el tiempo en una comunidad resiliente:

1. Construyendo la capacidad regenerativa.
2. Detectando los riesgos emergentes.
3. Respondiendo a la perturbación.
4. Aprendiendo y transformando.

Iniciativas, activistas y políticos van y vienen, pero si la resiliencia está arraigada en la comunidad, puede evolucionar a medida que la comunidad evoluciona.

Aprendizaje
La adaptabilidad es tanto responder al cambio (tanto externo como interno) como aprender de la experiencia. El aprendizaje ocurre a través de bucles de retroalimentación (feedback). En un sistema modelo, los bucles de retroalimentación envían información de una parte del sistema a otra para que pueda autorregularse; La resiliencia se construye teniendo bucles de realimentación muy apretados. Una comunidad que carece de resiliencia probablemente sufre de bucles de retroalimentación pobres o incompletos: tal vez los miembros de la comunidad no saben qué están haciendo los gobernantes o los lideres empresariales o sucede que ciertos grupos de personas no tienen voz en la comunidad. El fortalecimiento eficaz de la resiliencia tiene por objeto identificar qué tipos de feedback y de dónde a dónde son importantes, incluyendo aquellos que están siendo pasados por alto o ignorados. Bucle de retroalimentación (Feedback loop) Ser más resiliente Los problemas de complejidad y eficiencia
La adaptabilidad de un sistema está influenciada por muchas cosas, y a menudo no de manera obvia. Por ejemplo, demasiada complejidad en un sistema puede ser un síntoma de baja resiliencia: puede reducir flexibilidad y crear resistencia al cambio. En un apagón de 2003, unos pequeños problemas en Ohio repentinamente abrumaron la capacidad del sistema de distribución de electricidad, causando una falla de energía masiva que afectó a 55 millones de personas. El sistema físico ya no era capaz de adaptarse porque tenía demasiada complejidad. Una manera de reducir potencialmente el exceso de complejidad es mejorar la eficiencia, pero esto también puede tener consecuencias no deseadas. Por ejemplo, luego de la Segunda Guerra Mundial muchísimas familias empobrecidas se vieron obligadas a sumarse a proyectos de vivienda pública que se consideraban una forma eficiente de proveer viviendas de forma barata. Pero también cortó los ricos lazos sociales y las raíces emocionales que la gente tenía en sus viejos barrios, haciendo más fácil que el delito floreciera y se destruyera el capital social que podría haber sido aprovechado para abordar los desafíos comunitarios. Estos sistemas sociales “planificados” eran menos capaces de adaptarse porque tenían muy poca complejidad.

Eficiencia vs resiliencia
La curva de la sostenibilidad trazada entre las dos polaridades de eficiencia y resiliencia. La Naturaleza selecciona no por la máxima eficiencia, sino por un equilibrio óptimo entre esos dos requerimientos. Nótese que la resiliencia es aproximadamente dos veces más importante que la eficiencia en el óptimo.

Demasiada resiliencia
Las comunidades, sus subsistemas y los sistemas de los que forman parte están en constante cambio y de maneras que a menudo son impredecibles. Un sistema que no puede hacer frente al cambio dejará en última instancia de existir. El colapso de la Unión Soviética puede ser el ejemplo más dramático en la memoria viva de un sistema humano cuyo fracaso para adaptarse a los cambios tanto externos como internos resultó fatal. Sin embargo la resiliencia puede convertirse en un problema cuando las decisiones que cultivan las mismas cualidades de resiliencia no se adaptan. El sistema político y económico estadounidense o europeo ha sido bastante resiliente – en gran parte debido a características del sistema que fomentan la resiliencia, como la diversidad (se fomenta la competencia), la innovación (existen incentivos financieros y sociales para ideas rentables) y reservas (cuando los mercados fallan, los gobiernos han intervenido con rescates). Sin embrago, frente a la severa crisis de 2008, se evitó el colapso económico pero a costa de acciones que en última instancia reforzaron la dependencia sobre la deuda y el petróleo, esto es, el sistema logró estabilidad a corto plazo, pero aumentó su vulnerabilidad. A menos que el sistema pueda “aprender” y verdaderamente adaptarse a la realidad cambiada no sera posible pasar por otra crisis sin una profunda transformación.

Deja un comentario