Espinacas de la felicidad

Llega el tiempo de sembrar espinaca!

La espinaca se cultiva en varios lugares como cultivos de primavera y otoño. Para la siembra, las temperaturas deben estar por encima de 10 °C, pero por debajo de 15 °C para una producción óptima. La espinaca prefiere el suelo bien drenado, con materia orgánica rica en nitrógeno para estimular el crecimiento de las hojas tiernas.

Las semillas se pueden sembrar directamente en el suelo, a pleno sol, aunque la espinaca es tolerante a la sombra parcial. Las plantas de espinaca necesitan ser regadas con frecuencia a medida que el crecimiento comienza y luego sobre una base regular conforme las plantas se desarrollan. A medida que comienza la germinación, se puede aclarar para que las plantas se separen unos 10 cm. Puedes usarla como acolchado vivo, cubriendo el suelo de tu huerta a medida que van quedando los huecos dejados por los cultivos de verano.

Una vez que las plantas alcanzan el tamaño deseado de hoja puedes cosechar hojas individuales o cosechar la planta entera. La recolección de hojas externas individuales permitirá que sus plantas continúen produciendo. No esperes demasiado tiempo para cosechar, ya que las hojas se volverán amargas. Una vez cosechadas, lava tus espinacas hasta que estén listas para usar. También las puedes congelar para mantenerlas más tiempo, pero recuerda lavar y secar completamente antes de congelar.

La espinaca es una excelente base para ensaladas verdes. También se puede saltear con aceite de oliva, sal y pimienta o agregándola a un batido verde.

espinacas

 

La espinaca y la felicidad

Tener una huerta se hace muchas razones. Algunas personas lo hacen por la necesidad de alimentos, para reducir los productos químicos ingeridos, para estar en contacto con la naturaleza, y la lista continúa. Cualquiera sea la razón, la la huerta siempre conduce a la felicidad.

La felicidad de nuestra huerta no sólo proviene del Zen de la actividad física en contacto con la tierra, sino también de los productos saludables que cosechamos. Comer alimentos ricos en vitaminas y minerales, así como fibra, puede nutrir nuestros cuerpos, mentes e incluso nuestras bacterias intestinales.

Si comemos bien y cuidamos de nuestros cuerpos y de las bacterias que residen dentro de nosotros, podemos evitar muchas enfermedades, enfermedades crónicas, cáncer, depresión y ansiedad. Hacer esto es una receta infalible para la felicidad. Un grupo de alimentos que pueden ayudarnos a comer bien son los de hojas verdes, con las espinacas destacando en la categoría de salud.

Felizmente nutritiva

La espinaca nos puede proporcionar 7 calorías, 0 gramos de grasa, 1 gramo de proteína y 1 gramo de carbohidrato (en forma de fibra dietética) en una porción de 30 gramos. En esa porción también obtenemos una excelente fuente de Vitaminas A, C, E (alfa tocoferol), K-1, B-1 (tiamina), B-2 (riboflavina), B-6 y B-9 (folato) Y hierro no hemo, calcio, magnesio, potasio, fósforo, cobre y manganeso. La espinaca también es una buena fuente de vitamina B-3 (niacina) y zinc. Aunque debido al contenido de oxalato de las espinacas, algunos de los minerales que la espinaca proporciona pueden tener una disminución en su capacidad de ser absorbidos. Además, los oxalatos pueden contribuir a la gota y los cálculos renales. Sin embargo, el nivel de oxalato puede variar dependiendo de la variedad.

Así que ya lo sabes!

Deja un comentario