Eco-alfabetización. Uniendo los puntos entre alimentación, salud y medio ambiente

 

Capra FritjofPor: Fritjof Capra
Este ensayo ha sido adaptado de un discurso de Fritjof Capra, en un instituto de desarrollo profesional, «Linking Food, Health, and Environment» auspiciado por el Centro de Ecoalfabetización y el Teachers College, en la Universidad de Columbia en el verano de 2008. Fritjof Capra es el autor de El Tao de la Física, La Red de la Vida, y otros libros. Físico conocido por su trabajo en pensamiento sistémico, Capra es a su vez el cofundador y cabeza de la junta del Centro para la Ecoalfabetización.

Actualmente, las interrelaciones entre comida, salud y medio ambiente se han vuelto un tema común de discusión; el alza en los precios de la comida junto con los del petróleo y otra serie de catástrofes mal llamadas «naturales», son noticia de cada día. Al mismo tiempo, existe en el mundo mucha confusión.

¿Por qué los precios de los alimentos en todo el mundo están subiendo tan rápida y dramáticamente? ¿Por qué el hambre está aumentando tras un descenso largo y estable? ¿Qué tienen que ver los precios de los alimentos con los del petróleo? ¿Por qué es tan importante cultivar comida en forma local y orgánica?

En esta breve charla trataré de demostrar que para comprender plenamente estos temas, es necesaria una forma nueva y ecológica de entender la vida (una «eco-alfabetización), así como un pensamiento «sistémico» (pensamiento en función de las relaciones, los patrones y el contexto).

Durante los últimos 25 años, un pensamiento tal ha emergido a la vanguardia de la ciencia. Quiero ilustrar esta idea haciendo una pregunta tan antigua como la vida misma. ¿Qué es la vida? ¿Cuál es la diferencia entre las rocas, las plantas, los animales y los microorganismos?

Para entender la naturaleza de la vida no es suficiente entender de ADN, proteínas y demás estructuras moleculares que constituyen a los seres vivos, porque estas están también presentes en los organismos muertos tales como la madera o los huesos.

La diferencia entre un organismo vivo y una muerto, descansa sobre el proceso básico de la vida, algo que los sabios y poetas han llamado a través de la historia «el soplo de vida», que en el lenguaje moderno de la ciencia se conoce como «metabolismo», y que no es otra cosa que el incesante flujo de energía y materia a través de una red de reacciones químicas que le permiten al organismo generarse, repararse, y perpetuarse continuamente. En otras palabras, el metabolismo involucra los procesos de toma, ingestión y transformación de alimentos, y es la característica principal de la vida biológica.

Pero entenderlo no es suficiente para comprender la vida. Cuando estudiamos las estructuras, los procesos metabólicos, y la evolución de cientos de especies en el planeta, vemos que la característica sobresaliente de nuestra biosfera es que ha sostenido la vida por miles de millones de años. ¿Cómo logra esto la tierra? ¿Cómo la naturaleza sostiene la vida?

Alfabetismo EcológicoAlfabetismo Ecológico

Para entender cómo la naturaleza sostiene la vida, debemos movernos de la biología a la ecología, porque la vida sostenida es una propiedad de los ecosistemas, más que de un organismo o especie. A través de miles de millones de años de evolución, los ecosistemas de la tierra han generado ciertos principios de organización que hacen posible sostener la red de la vida. El conocimiento de esos principios de organización o principios de ecología, es a lo que nos referimos con “alfabetismo ecológico”.

En las décadas venideras, la supervivencia de la humanidad dependerá de nuestra alfabetización ecológica, es decir, de nuestra habilidad para comprender los principios básicos de la ecología y para vivir conforme a ellos. Esto significa que la eco-alfabetización debe convertirse en una habilidad fundamental para políticos, negociantes, y profesionales en todos los campos, y ser la parte más importante de la educación en todos los niveles -desde primaria y secundaria, hasta universidades y capacitación continua de profesionales. Es necesario que enseñemos a nuestros niños, estudiantes, y líderes políticos o corporativos, los fundamentos de la vida: que los desechos de una especie son la comida de otra; que la materia se cicla continuamente a través de la red de la vida; que la energía que posibilita los ciclos ecológicos viene del sol; que la diversidad asegura la resiliencia; que la vida, desde su comienzo hace miles de millones de años, no tomó el planeta a través del combate, sino de la asociación en redes.

Todos estos principios de ecología están íntimamente ligados, y son simplemente diferentes aspectos de un solo patrón de organización que ha permitido a la naturaleza sostener la vida a través del tiempo. En resumen: la naturaleza sostiene la vida creando y nutriendo comunidades, y ningún organismo independiente puede existir aislado. Los animales dependen de la fotosíntesis de las plantas para adquirir energía, las plantas dependen del dióxido de carbono producido por los animales, así como del nitrógeno fijado en sus raíces por las bacterias, y juntos, plantas, animales y microorganismos, regulan toda la biosfera y mantienen las condiciones necesarias para la vida.

Sostenibilidad entonces, no es una característica individual, sino de una completa red de relaciones, y por tanto siempre involucra a toda la comunidad. Es esta la profunda lección que debemos aprender de la naturaleza. La forma de continuar la vida es construyendo y nutriendo comunidades. Una comunidad humana sostenible interactúa con otras comunidades (humanas y no humanas) en formas que les permiten vivir y desarrollarse de acuerdo a su naturaleza. Sostenibilidad entonces, no significa que las cosas no cambien, ni es un estado estático, sino que por el contrario, es un proceso dinámico de co-evolución.

Pensamiento sistémico

Que la sostenibilidad ecológica sea una característica propia de una red de relaciones, significa que para entenderla correctamente, para ser ecológicamente letrados, necesitamos aprender a pensar en términos de relaciones, interconexiones, patrones y contextos.

Científicamente, este tipo de pensamiento es conocido como «pensamiento sistémico», y es crucial para entender la ecología, porque ecología (de la palabra griega oikos «hogar») es la ciencia de las relaciones entre los miembros de nuestro hogar, la Tierra.

El pensamiento sistémico nació de una serie de diálogos interdisciplinarios entre biólogos, psicólogos y ecologistas entre los años 1920 y 30. Científicos de todos estos campos se dieron cuenta de que un sistema vivo -organismo, ecosistema, o sistema social- es un todo integrado cuyas propiedades no pueden ser reducidas a aquellas de las partes más pequeñas. Las propiedades «sistémicas» pertenecen a un todo, más no a las partes del mismo.

Este tipo de pensamiento implica entonces un cambio de perspectiva de las partes al todo. Los primeros pensadores sistémicos acuñaron la frase «El todo es mayor a la suma de sus partes». Pero,

¿qué significa esto exactamente? ¿En qué sentido es el todo mayor que la suma de sus partes? La respuesta está en las relaciones. Todas las propiedades esenciales de un sistema viviente dependen de las relaciones entre sus componentes. Pensamiento sistémico significa pensar en función de las relaciones, o sea, que para comprender la vida, necesitamos un cambio de enfoque: de los objetos a las relaciones.

Por ejemplo, cada especie de un ecosistema ayuda a sostener la cadena alimenticia. Si una de las especies es diezmada por alguna catástrofe natural, el ecosistema seguirá siendo resiliente si hay alguna otra especie capaz de llevar a cabo funciones similares. En otras palabras, la estabilidad de un ecosistema depende de su biodiversidad, de la complejidad de su cadena de relaciones. Así, entendiendo las relaciones dentro de un ecosistema, es como podemos entender lo que significan estabilidad y resiliencia.

Entender las relaciones no nos resulta sencillo porque es algo que va en contra de la empresa científica tradicional de la cultura occidental. La ciencia nos ha dicho que las cosas deben ser medidas y pesadas. Pero las relaciones no pueden ser medidas ni pesadas; las relaciones deben ser mapeadas. He ahí otro cambio: de la medición al mapeo.

En el área de la biología, un buen ejemplo de este cambio es lo ocurrido con el Proyecto del Genoma Humano, en el que los científicos se dieron cuenta de que no era suficiente conocer la secuencia genética del ADN para entender el funcionamiento de los genes, sino que era necesario mapear las relaciones e interacciones entre ellos.

Ahora bien, al mapear las relaciones, se hace evidente que algunas configuraciones se repiten. Esto es lo que llamamos patrón. Las redes, los ciclos, y las repeticiones en la retroalimentación, son ejemplos de patrones de organización característicos de la vida. El pensamiento sistémico implica pues, otro cambio de perspectiva: de los contenidos a los patrones.

También quiero enfatizar que mapear relaciones y estudiar patrones no hacen parte de un enfoque cuantitativo, sino cualitativo. Así, el pensamiento sistémico requiere un cambio de cantidad a calidad. Un patrón no es una lista de números, sino una imagen visual.

El estudio de las relaciones concierne no sólo las relaciones entre los componentes del sistema, sino también a aquellas del sistema con sistemas circundantes más grandes. Esas relaciones son a las que nos referimos por contexto. Por ejemplo, la forma de una planta o los colores de un ave, dependen de su entorno (vegetación, clima, etc.) así como de la historia evolutiva de la especie, de su contexto histórico. El pensamiento sistémico está siempre contextualizado, y busca un cambio de conocimiento objetivo a conocimiento contextualizado.

Finalmente, debemos comprender que la forma viviente es más que una figura, más que una configuración estática de componentes en un todo. En cada sistema viviente, la forma es mantenida a la vez que existe un flujo continuo de materia a través del mismo; hay desarrollo, hay evolución. La comprensión de la estructura de la vida está inseparablemente ligada a la comprensión de los procesos metabólicos y del desarrollo. Por tanto, pensamiento sistémico incluye un cambio de énfasis de la estructura al proceso.

Todos estos cambios de enfoque son en realidad diferentes maneras de decir una misma cosa. Pensamiento sistémico significa un cambio de percepción de los objetos y estructuras materiales, a los procesos y patrones de organización no materiales que representan la esencia misma de la vida.

modern-world-caricature-illustrations-steve-cutts-2Problemas actuales en el mundo

Una vez nos volvemos ecológicamente letrados, una vez entendemos los procesos y patrones de las relaciones que permiten a los ecosistemas sostener la vida, debemos también entender las muchas formas en que nuestra civilización, especialmente a partir de la Revolución Industrial, han ignorado e interferido con estos patrones y procesos ecológicos. Hecho esto, veremos que estas interferencias son la causa fundamental de muchos de los problemas que atravesamos en la actualidad.

Hoy se hace cada vez más evidente que los problemas más serios de nuestros tiempos no pueden ser comprendidos de forma aislada; son problemas sistémicos, y esto significa que todos están interconectados y son interdependientes.

Uno de los documentos más detallados y brillantes sobre el tema de la interconexión de los problemas del mundo, es el nuevo libro de Lester Brown, Plan B (Norton, 2008). Brown, fundador del Instituto Wordlwatch, demuestra en su libro con impecable claridad cómo el círculo vicioso de la presión demográfica y la pobreza conduce al agotamiento de los recursos (agua que diminuye, pozos que se secan, bosques que se encogen, pesca que colapsa, suelos que se erosionan, sabanas en proceso de desertización, entre otros), a la vez que muestra cómo este agotamiento de los recursos, exacerbado por el cambio climático, produce la caída de los estados, cuyos gobiernos se ven en la imposibilidad de proveer seguridad a sus ciudadanos, algunos de los cuales, en un acto de mera desesperación, se tornan al terrorismo.

Al leer este libro, se entiende cómo virtualmente, todos nuestros problemas ambientales son amenazas para la seguridad alimentaria -disminución de agua; transformación de tierra para cultivo para usos no agrícolas; eventos climáticos más extremos como olas de calor o sequías e inundaciones; y más recientemente, uso de cereales para la producción de bio- combustibles.

Un factor crítico acerca de todo esto, es el hecho de que la producción mundial de petróleo está llegando a su pico, lo cual significa que de ahora en adelante la producción empezará a decrecer, la extracción del petróleo restante será más y más costosa, y el precio por lo tanto, continuará aumentando. Los segmentos más afectados de la economía global serán aquellos petro-intensivos, tales como la industria automotriz, alimentaria y aérea.

La búsqueda de fuentes de energía alternativas ha incrementado recientemente la producción de etanol y otros bio- combustibles, especialmente en Estados Unidos, Brasil, y China. Ahora bien, debido a que el valor combustible del grano es más alto en los mercados que su valor alimenticio, el precio del grano está subiendo hasta equipararse con el del petróleo, siendo esta una de las razones principales para el reciente incremento en el precio de los alimentos. Otra razón, por supuesto, es que un sistema de agricultura petroquímico, mecanizado y centralizado, depende fuertemente del petróleo y en la medida que el precio del mismo aumente, la comida producida será cada vez más costosa. De hecho, la agricultura industrial, usa 10 veces más energía que la agricultura orgánica y sustentable.

El hecho de que el precio del grano se haya relacionado con el precio del petróleo es sólo posible porque nuestro sistema económico mundial no tiene dimensión ética alguna. En este sistema, la pregunta ¿Usamos el grano para los automóviles, o para alimentar a la gente? tiene una respuesta clara: el mercado dice «demos combustible a los automóviles». Esto es aún más perverso si se tiene en cuenta que el 20 por ciento de nuestro grano suplirá menos del 4 por ciento del combustible automotriz. Así es, toda la producción de etanol de este país podría ser reemplazada fácilmente incrementando tan sólo en un 20 por ciento la eficiencia de los combustibles (p.e. de 21mpg a 25mpg) que no es nada, dada la tecnología disponible hoy en día.

El reciente incremento en el precio de los granos ha hecho estragos en el mercado mundial, y el hambre ha crecido nuevamente después de un largo y estable descenso. Adicionalmente, el incremento en el consumo de combustible acelera el calentamiento global, lo cual resulta en olas de calor que debilitan y echan a perder las cosechas, así como en la pérdida de los glaciares que alimentan ríos esenciales para el riego. Cuando pensamos en forma sistémica y entendemos cómo todos estos procesos se interrelacionan, nos damos cuenta de que los vehículos que conducimos y otras elecciones que hacemos como consumidores, tienen un fuerte impacto en el abastecimiento de alimentos para poblaciones grandes en Asia y África.

Al final, todos estos problemas deben ser vistos como facetas diferentes de una sola crisis, que es básicamente, una crisis de percepción. Esta crisis resulta del hecho de que la mayor parte de nuestra sociedad, y especialmente nuestros líderes políticos y corporativos, se rige por conceptos de una visión caduca del mundo; por una percepción de la realidad que es inadecuada para lidiar con un mundo sobre-poblado y globalmente interconectado.

El mensaje principal de Plan B de Lester Brown, es que hay soluciones a los más graves problemas de nuestros tiempos, y algunas de estas son incluso sencillas. No obstante, requieren un cambio radical en nuestra percepción, en nuestro modo de pensar, y en nuestros valores. Estamos, de hecho, al comienzo de tal cambio; un cambio de paradigmas tan radical como lo fue en su tiempo la Revolución de Copérnico. El pensamiento sistémico y la alfabetización ecológica son dos elementos clave del nuevo paradigma, y muy útiles para entender las interconexiones entre los alimentos, la salud, y el medioambiente, así como para entender la profunda transformación que requiere la humanidad para sobrevivir.

Deja un comentario